Moneda de euro
Última actualización: 22 marzo, 2020

¿Tienes problemas para manejar tus finanzas?, ¿Te gustaría aprender a manejarlas de mejor manera? Una buena salud financiera puede ayudarte a administrar tus recursos económicos. Para ello, es necesario que elabores un presupuesto que te permita prevenir y anticipar situaciones a partir de tus ingresos y gastos.

En España el Ministerio de Educación ha hecho un importante esfuerzo por implementar diferentes programas de formación financiera dirigidos a escolares. Este tipo de iniciativas es de gran ayuda porque los beneficiarios reciben las herramientas que les ayudarán a ser conscientes de sus hábitos financieros desde una edad temprana.

En este artículo, que se centra en el contexto español, hablaremos de las finanzas a nivel personal y de la importancia de la educación financiera en nuestras vidas. Esperamos que te sea útil.

Lo más importante

  • Las finanzas son un área de la economía que estudia la obtención y la administración del dinero, es decir, de los recursos financieros. Además, a nivel personal, las finanzas se preocupan de cómo tomamos decisiones de inversión, ahorro y gasto.
  • El agente económico por excelencia es el individuo que en sus diferentes roles (inversor, comprador, vendedor, accionista o socio, entre otros) toma decisiones basadas en sus conocimientos, experiencias, gustos, influencias y hábitos que lo pueden convertir en un buen o un mal administrador de su economía personal.
  • La educación financiera, cuyo objetivo es que las personas se familiaricen con los conceptos económicos básicos y que, según los expertos, es tanto más efectiva cuanto antes comience a impartirse, puede ayudar en la edad adulta a elegir los productos y servicios financieros que mejor se ajusten a las propias necesidades.

Guía de educación financiera

Entender qué son o cómo funcionan las finanzas puede parecer una tarea compleja y muy técnica. Sin embargo, no lo es tanto cuando recibimos la orientación adecuada. A continuación, vamos a dar respuesta a las preguntas más frecuentes entre los usuarios.

Mujer con gráficas explicando

Hay pequeños hábitos cotidianos que se consideran indispensables, como comprar una merienda a mitad de mañana o ir por un café al final de la tarde. (Fuente: Everythingpossible: 59035688/ 123rf.com)

¿Qué son las finanzas?

Podemos decir que las finanzas son el arte y la ciencia de administrar el dinero o los recursos económicos. El término finanzas proviene del latín finis, que significa finalizar o terminar. Las finanzas tienen su origen en la finalización de una transacción económica con la transferencia de recursos financieros.

El ser humano está rodeado de conceptos financieros y piensa en términos de rentabilidad; precios; costes; negocios buenos, malos o regulares.

Cada persona tiene su propia política de consumo, crédito, inversiones y ahorro.

El agente encargado de las finanzas a nivel empresarial es el administrador financiero, cuya función es emplear los recursos de manera eficiente. Sin embargo, a nivel personal, esa responsabilidad recae en nosotros mismos. Cada uno de nosotros es el administrador de sus propios recursos.

¿Qué es la educación financiera?

La educación financiera es una forma de asesorar a las personas en la administración de sus recursos económicos a través de una formación, que puede incluir cursos, programas y/o talleres, que se ajuste a las necesidades de los destinatarios según su rango de edad, ocupación, intereses y objetivos, tanto personales como profesionales.

La OCDE (2013) define la educación financiera como el proceso en el que los estudiantes mejoran su comprensión de los conceptos y productos financieros, desarrollan habilidades para ser más conscientes de las elecciones que adoptan con el objeto de solucionar sus problemas y mejorar su bienestar en los asuntos de la vida económica.

En los últimos años, diversas organizaciones internacionales, entre las que cabe destacar la Comisión Europea, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre otras, han alertado sobre la necesidad de mejorar la educación de la población.

Hombre estudiando estadisticas financieras

La educación financiera es una forma de asesorar a las personas en la administración de sus recursos económicos a través de una formación.
(Fuente: Rawpixel: 38523630/ 123rf.com)

Las carencias en este ámbito pueden conducir a las personas a:

  • Endeudamiento excesivo
  • En los casos más extremos, exclusión financiera.
  • La adopción de decisiones erróneas sobre su economía personal, con el consiguiente riesgo de pérdidas patrimoniales

Si bien se recomienda que la educación financiera comience a una edad temprana, esto no significa que los adultos no la necesiten. De hecho los adultos jóvenes son los destinatarios perfectos porque son quienes más solicitan productos y servicios financieros como préstamos, tarjetas de crédito, tarjetas de débito, cuentas o créditos.

La educación financiera ha adquirido un papel protagonista como elemento fundamental de estabilidad y protección del consumidor o usuario de servicios financieros y constituye una materia que debe continuar impulsándose desde los organismos públicos y privados, con la colaboración de los diferentes actores financieros.

  • Asesora a las personas en la administración de sus recursos
  • Se ajusta a las necesidades de los destinatarios
  • Se puede iniciar a cualquier edad
  • Ayuda a tomar mejores decisiones
  • Se orienta a la protección del usuario

¿A quién y a dónde puedo acudir para pedir asesoría financiera?

Gracias a Internet, contamos con muchos sitios web dedicados a la educación financiera. A continuación, presentamos algunos de los más destacados:

  • Sitio del Plan de Educación Financiera: El Plan cuenta con el sitio web donde puedes encontrar recursos como glosario de términos; consejos sobre inversión y ahorro, economía familiar o enlaces a otros sitios relacionados. Asimismo, cuenta con un perfil de Twitter y uno de Facebook a través de los cuales difunde información de interés.
  • Página web de Radio Televisión Española: Radio Televisión Española pone a disposición del público los microprogramas Las Cuentas Claras, cuyo objetivo es dotar a los ciudadanos con las herramientas para tomar decisiones financieras informadas y apropiadas. Estos programas están disponibles en el siguiente enlace.

¿Cuáles son los buenos hábitos financieros que debo adquirir?

Hay pequeños hábitos cotidianos que se consideran indispensables, como comprar una merienda a mitad de mañana o ir por un café al final de la tarde. Son pequeños gastos diarios que por sí solos no suponen un gran desembolso, pero que a la larga, y sobre todo si quieres ahorrar, pueden suponer un problema para tu presupuesto.

Los buenos hábitos financieros ayudan a las personas a gastar lo estrictamente necesario, ahorrar y alcanzar sus metas financieras con mayor rapidez. Tener control sobre tu dinero significa hacer que funcione para ti mismo. En ese sentido, vale la pena que tomes en cuenta algunos hábitos que pueden ayudarte.

Mujer con alcancía rosada

Podemos decir que las finanzas son el arte y la ciencia de administrar el dinero o los recursos económicos. (Fuente: Primagefactory: 80442461/ 123rf.com)

Hábito n° 1: Revisa tus cuentas

Seguro que más de alguna vez, al retirar fondos de un cajero automático, te haya sorprendido la cantidad de dinero que tienes o que falta en tu cuenta bancaria. A veces, esto sucede porque simplemente no has querido saber hasta ese momento qué estás haciendo con tu dinero o solo por despreocupación.

Si te tomaras un minuto al día para revisar tus cuentas, tus transacciones recientes y el progreso que requieres hacia tus objetivos financieros, tendrías información suficiente para evitar sorpresas y saber dónde te encuentras financieramente hablando.

Hábito n° 2: Configura tu ahorro automático

La mayoría de personas posterga su decisión de ahorro porque no tiene tiempo de ir al banco o porque gasta el dinero excedente en otra cosa. Por eso, hoy los bancos permiten programar automáticamente los ahorros por objetivos. Es una de las maneras más fáciles de ayudar a que el dinero crezca.

  • Banca por internet: Es solo cuestión de entrar a la banca móvil y programar tus ahorros. Puedes comenzar con el 1 % o 2 % de tus ingresos. Lo más importante es que inicies en el hábito. Además, el sistema financiero ofrece múltiples alternativas para que puedas depositar tus ahorros y conseguir intereses a tu favor.
  • Cuenta de ahorro: Te permiten tener un historial en el sistema financiero y poder acceder a productos de crédito. De hecho, existen varias alternativas para ahorrar y tener también la posibilidad de llevarte premios o participar en sorteos.
Papeles en escritorio

El agente encargado de las finanzas a nivel empresarial es el administrador financiero, cuya función es emplear los recursos de manera eficiente. (Fuente: Shironosov: 32514131/ 123rf.com)

Hábito n° 3: Diseña una creencia en relación al gasto

Adoptar una creencia personal puede ayudarte también en el ámbito de las finanzas. Puedes empezar pensando en un hábito de gasto que quieres cambiar, por ejemplo, el dinero que gastas todas las mañanas en ese café capuchino. Ahora, el lema a crear debe tener la misión de combatir ese hábito que complica tus finanzas.

foco

Por ejemplo:

“Solo compro café si tengo todas mis deudas de tarjetas de crédito pagadas”. Puedes anotar este lema o creencia y llevarlo contigo, ya sea como un aviso en el escritorio o como fondo de pantalla en tu móvil.

Hábito n° 4: Congela el exceso de gasto

Tal vez pienses que una tarjeta de crédito es la mejor opción para pagar por todo: un viaje, la bicicleta que tanto quieres o una buena cena en un restaurante caro. Pero esa sensación de libertad se puede acabar cuando llega tu estado de cuenta y recuerdas que tienes que pagar tus deudas y que el dinero no te alcanza.

  • Congela tu tarjeta de crédito: Si sientes que estás gastando dinero de más, una idea es congelar (literalmente) la tarjeta de crédito. En su lugar, lo recomendable es reemplazar la tarjeta de crédito por una tarjeta de débito que estará asociada directamente a tu cuenta de ingresos y así podrás saber hasta dónde puedes gastar.

Hábito n° 5: Haz una lista de compras

¿Alguna vez te animaste a realizar una compra impulsiva? No tienes por qué sentirte mal al respecto porque, la verdad, es que la mayoría de personas lo hace y es más llamativo cuando esa mayoría admite que realizó una compra innecesaria.

Por eso, antes de que salgas de compras siempre es bueno que tengas un plan previo que puede resumirse en algo tan simple como hacer una lista de compras que se ajuste a tu presupuesto. La idea es que respetes tu propia lista y seas riguroso contigo mismo para así adquirir el hábito.

Si no alcanzas a comprar todo lo que pensabas, puedes comprarlo más adelante. Prioriza tus compras partiendo de lo más importante a lo menos importante.

La siguiente tabla te ayudará a identificar las ventajas de una persona que recibe educación o formación financiera en comparación a una persona sin formación financiera según factores como los ingresos, los gastos, el ahorro y las decisiones económicas en general.

Persona con formación financiera Persona sin formación financiera
Ingresos Planifica sus compras y pago de servicios de acuerdo a sus ingresos. No planifica el pago de cuentas de productos y servicios y no se ajusta a su presupuesto.
Gastos Mejor control de los gastos. No controla sus gastos, se sale de su presupuesto y contrae deudas. Generalmente, gasta más de lo que gana.
Ahorro Ahorra parte de sus ingresos pensando en el futuro. No ahorra y no se preocupa del futuro.
Decisiones económicas Mayor conciencia financiera en el momento de tomar decisiones importantes. Toma sus decisiones según los acontecimientos que van ocurriendo.

Curso de educación financiera: criterios a la hora de iniciar un curso

Un curso de Educación Financiera es un programa que surge en respuesta a la demanda de organizaciones y personas que requieren de herramientas para tomar decisiones informadas en temas financieros. Se espera que los participantes de este tipo de curso logren:

  • El desarrollo de una estrategia responsable de organización de sus recursos económicos
  • La práctica de un consumo responsable
  • El aprendizaje de conceptos claves como el riesgo financiero
  • La habilidad analítica para tomar buenas decisiones en este contexto

Desde pequeños comenzamos a tener una relación con el dinero y estamos sujetos a la publicidad, lo que nos lleva a solicitar a nuestros padres la compra de productos. Esta situación ha significado que el público objetivo de la educación financiera sea principalmente el tramo de personas en edad escolar.

Sin embargo, diferentes estudios han revelado la importancia de identificar diferentes grupos o colectivos sociales que demandan más atención como: las personas entre 18 y 35 años, las personas mayores de 65 años, los grupos de rentas más bajas, las mujeres o las personas que hayan recibido únicamente educación primaria, entre otros.

A continuación, presentamos los criterios a considerar a la hora iniciar un curso de educación financiera.

  • Tipo de curso según tus necesidades
  • Calidad y acreditación profesional
  • Experiencia
  • Testimonios y resultados comprobables

Tipo de curso según tus necesidades

De acuerdo a esta información, si perteneces a uno de estos colectivos, es preciso que identifiques cuáles son tus competencias financieras, que se resumen en:

  • La distinción entre publicidad educativa y publicidad consumista
  • La conciencia del valor del dinero
  • El consumo responsable
  • El sentido del ahorro
  • El control de ingresos y gastos
  • La gestión del presupuesto
  • La precaución ante el endeudamiento,
  • La planificación del futuro

Debes tener claro si tus necesidades son personales, familiares o empresariales. Sea cual sea tu situación, debes elegir el curso que más se ajuste a tus necesidades. Hay cursos impartidos por entidades públicas, privadas o mixtas. Lo importante es que todo lo hagas lo más informado posible, ya que se trata de tus finanzas.

Mujer escrbiendo

Cada uno de nosotros es el administrador de sus propios recursos.
(Fuente: Dolgachov: 36972429/ 123rf.com)

Calidad y acreditación profesional

En el momento de tomar una decisión relacionada con formación en general, debemos estar al tanto de la calidad de dicho curso. No porque sea gratuito significa que deba ser malo. Hay muchas instituciones interesadas en invertir y colaborar en el tema de la educación financiera porque, finalmente, es un tema que nos afecta todos.

Ahora, si eres un profesional o un empresario que necesite conocimientos más específicos

 tal vez estés dispuesto a desembolsar una cantidad de dinero y pagar por un curso mucho más completo dictado por algún centro de estudios superiores. Si es así , con mayor razón debes considerar criterios de calidad y acreditación que te den confianza.

En España, contamos con el Plan de Educación Financiera que cuenta con la colaboración de organismos multilaterales, en especial con la International Network on Financial Education (INFE, por su sigla en inglés) de la OCDE, de la que forman parte la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), el Banco de España y la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera como miembros plenos.

Experiencia

La experiencia es uno de los factores más importantes a la hora de elegir un curso. El Plan de Educación Financiera, desde el 2008, funciona con una red de colaboradores unidos con la finalidad de proporcionar al público este tipo de formación. Cada uno de ellos cuenta con una vasta experiencia en este tipo de proyectos.

En el área educativa, destaca la participación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Además, participan la Asociación Española de Centros Privados de Enseñanza, la Confederación Española de Centros de Enseñanza, la Asociación de Colegios Privados, Escuelas Católicas y la Unión Española de Cooperativas de Enseñanza.

Por otra parte, la banca no podía estar ausente. Destaca la participación de la Asociación Española de Banca, la Asociación Hipotecaria Española y la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, entre otros. Asimismo, participan fundaciones, centros de investigación, empresas de seguros o cámaras de comercio, entre otros organismos.

Como ves, la red de colaboradores es inmensa y muy diversa. Algunas instituciones son más conocidas que otras, no obstante, todas forman parte de la noble causa de educar a la población y mejorar las competencias relacionadas con hábitos financieros.

Billetes sobre papeles

Existen pequeños trucos que pueden ayudarte a manejar mejor tus finanzas personales y a fomentar de manera sencilla el ahorro. (Fuente: Dolgachov: 22185584/ 123rf.com)

Testimonios y resultados comprobables

Otro criterio relevante es poner atención a aquellos testimonios de personas que tengan algo en común contigo, ya que eso puede ser un factor motivacional. El problema con los testimonios que aparecen en los medios es que nadie nos asegura su veracidad. En todo caso, puedes optar por otras alternativas.

Una alternativa aún más creíble son los resultados extraídos de estudios recientes realizados por expertos. Si el lenguaje técnico representa un problema para ti, puedes acudir a un profesional que te ayude a interpretar dichos resultados, especialmente si tu intención es realizar inversiones o iniciar un emprendimiento.

Resumen

La complejidad de las relaciones financieras entre los individuos y las empresas y de los propios productos y servicios financieros están poniendo de manifiesto la importancia y necesidad de prestar atención a la educación financiera de los ciudadanos de acuerdo a las demandas de la sociedad del siglo XXI.

La educación financiera ha adquirido un papel protagonista en el actual entorno económico y social como elemento fundamental de protección del usuario de servicios financieros y constituye una materia que debe continuar impulsándose desde los organismos públicos y privados, con la colaboración de las instituciones financieras.

(Fuente de la imagen destacada: Grogoryeva: 55416884/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?