Llave de agua
Última actualización: 22 marzo, 2020

Gota a gota, el agua se agota. ¿Recuerdas la frase? Su origen fue una campaña publicitaria, pero sigue plenamente vigente debido a la escasez de este elemento vital. De hecho, y según datos del último estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE), el consumo medio de agua en España es de 136 litros diarios por habitante. ¿No crees que una cifra muy alta?

Te ponemos un ejemplo: cada vez que tiras de la cisterna consumes entre 8 y 10 litros de agua, un despilfarro si solo querías deshacerte de un bastoncillo de oídos. Es más, la OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que bastan entre 50 y 100 litros por persona para cubrir necesidades básicas. Debemos reducir el consumo, ¿pero cómo? ¡Presta atención y lo sabrás!

Lo más importante

  • Un grifo que gotea seguido supone un gasto de hasta 700 litros diarios de agua que no vuelve a nuestra vivienda, mientras que una ducha diaria de cinco minutos consume hasta 100 litros, la misma cifra que recomienda la OMS por persona y día.
  • Donde más agua se gasta es en la cocina y en el cuarto de baño, por lo que es indispensable certificar que no existen fugas ni escapes de agua, además de utilizar los grifos solo cuando es estrictamente necesario.
  • Es posible ahorrar una gran cantidad de litros de agua en nuestras viviendas con una serie de medidas extra que simplemente se traducen en un cambio de hábitos, ya sea en el cuarto de baño, en la cocina o en el jardín.

Cómo consumimos el agua en los hogares españoles

¿Tienes idea de cómo gastamos el agua en casa? ¿Eres de los que deja el grifo abierto mientras te lavas los dientes? Quizá no lo sepas, pero según la Fundación Aquae cerca del 70 % del agua consumida en una casa española se gasta en el cuarto de baño, ya sea en la ducha, en la bañera o lavando las manos. Vamos a verlo con más detenimiento. ¡Comenzamos!

Niño con agua en sus manos

Riega de noche o a primeras horas de la mañana. De esta manera, evitarás la evaporación de agua y el consiguiente despilfarro. (Fuente: Saenkutrueang: 80034076/ 123rf.com)

¿Es posible ahorrar agua en casa?

¡Claro! Y si queremos reducir el impacto medioambiental deberíamos ajustar nuestro consumo a 100 litros al día por persona. Pensarás que no es posible, ¡pero es que una ducha de cinco minutos ya consume esos 100 litros! Veamos ejemplos de por dónde se nos va ese preciado “oro líquido” que todos necesitamos para vivir. Los datos proceden de Ecologistas en Acción:

Actividad Consumo agua
Bañarse Entre 150 y 250 litros.
Ducharse Entre 50 y 100 litros.
Grifo abierto Entre 5 y 10 litros por minuto.
Grifo que gotea seguido Hasta 700 litros por día.
Lavadora 100 litros por lavado.
Lavavajillas 40 litros por uso.
Lavado a mano 18 litros (para cuatro cubiertos).

Las cifras señaladas pueden variar dependiendo del estado de las infraestructuras (no es lo mismo un lavavajillas de hace diez años que uno actual) y de los hábitos de cada consumidor, pero en la tabla sí puedes comprobar la cantidad de agua que se desperdicia en los hogares españoles. De ahí la importancia de reducir la factura.

¿Cuánto dinero gastamos los españoles en la factura del agua?

En primer lugar, tienes que tener en cuenta que en España se mide el agua en metros cúbicos (m³). Por tanto, lo que consumes aparecerá en tu factura. En este sentido, tienes que tener en cuenta que un metro cúbico equivale a 1000 litros de agua. ¿Cuál es el problema? Que la factura puede variar hasta un 256 % según la ciudad donde residas, según la organización FACUA.

La asociación de consumidores realizó un estudio en 2017 en el que analizó las tarifas domiciliarias de 35 ciudades españolas.

 La variación podía suponer entonces una diferencia de hasta 238,20 euros anuales en el consumo de 10 m³ mensuales y prácticamente las compañías siguen siendo las mismas en la actualidad.

Las obras de saneamiento y depuración en cada municipio están detrás de estas variaciones, pero lo importante es que tengas en cuenta otros datos. Por ejemplo, si te lavas los dientes con el grifo cerrado gastarás 1,5 litros de agua frente a una media de 12 litros con el grifo abierto. Es decir, cuantos menos litros de agua consumas, menos gastarás en la factura.

¿Dónde se gasta más agua y cuáles son los gestos más importantes para ahorrar en la factura?

Sin duda, donde gastas más agua es en la cocina y en el cuarto de baño, precisamente donde están situados los grifos en tu vivienda. Por ello, es importante que tengas en cuenta dos cuestiones básicas:

  • Cerrar el grifo cuando no lo utilices. Ya sea lavándote los dientes, fregando los platos o lavándote el pelo, acuérdate de cerrar el grifo de agua cuando no la necesites.
  • Asegúrate de que no hay fugas de agua. Otro aspecto importante es que te cerciores de que no hay escapes de agua que suman volumen a tu factura. Cinco gotas por minuto se traducen en 1000 litros anuales.

¿Cómo puedo saber si los grifos de mi vivienda desperdician el agua?

Para saberlo, basta con que dejes correr el agua del grifo durante un minuto. Utiliza un recipiente de un litro, por ejemplo. Si el grifo consume más de ocho litros por minuto significa que derrocha el agua, por lo que te conviene hacer cambios, como por ejemplo comprar grifos más eficientes. Son datos aportados por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Hombre cerrando llave de agua

Cierra el grifo si no lo usas.
(Fuente: Pontchour: 42136567/ 123rf.com)

¿Qué puedo hacer para ahorrar agua si la grifería de mi vivienda es antigua?

Existen muchas posibilidades, pero nos vamos a centrar en tres soluciones que te ayudarán a evitar el desperdicio de agua si los grifos son muy antiguos. Se denominan dispositivos de ahorro de agua y te aseguramos que tras su instalación lo notarás en tu factura. Te los explicamos a continuación:

  • Limitador de caudal. Se coloca en el latiguillo (el tubo que comunica el grifo con la tubería de agua). Esta solución te permite ahorrar hasta un 30 % de agua.
  • Aireadores. También denominados perlizadores. Son dispositivos económicos y fáciles de colocar en el grifo. Mezclan el agua con aire y parece que el chorro es abundante. Lo cierto es que te permiten ahorrar hasta un 50 % de agua.
  • Interruptores de caudal. Cierran el paso del agua, pero reanudan su salida sin tener que regular de nuevo la temperatura del líquido, por lo que, aunque esté en funcionamiento, no tiene que gastar energía de nuevo para calentar el agua.
foco

Si lavas los platos dos veces al día estás gastando aproximadamente 120 litros de agua que se reducen a la mitad si llenas el fregadero y simplemente enjabonas y aclaras. Si utilizas el lavavajillas una vez al día solo consumirás 25 litros de agua.

Cómo ahorrar agua en nuestro hogar

La factura del agua no supone un grandísimo gasto en los hogares españoles, pero ahorrar este precioso líquido vital sí aporta grandes beneficios medioambientales en los que te gustará participar y además también redundará en un menor gasto económico. Por ello, vamos a tener en cuenta cómo ahorrar en cada uno de los espacios de nuestra vivienda. ¡Presta atención!

mujer con manguera

Lava verduras y frutas en el fregadero. O mismo en un recipiente cualquiera, pero no dejes que corra el agua sin más mientras estás realizando esta tarea. (Fuente: Pelikh: 119925201/ 123rf.com)

Cómo ahorrar agua en la cocina

Seguro que no se te habían ocurrido ciertos aspectos clave para ahorrar agua en tu cocina, aunque muchas de nuestras recomendaciones ya las tendrás en cuenta. En todo caso, repasamos algunas cuestiones interesantes:

  • Lava verduras y frutas en el fregadero. O mismo en un recipiente cualquiera, pero no dejes que corra el agua sin más mientras estás realizando esta tarea.
  • Pon a remojo ollas y sartenes. Así, la suciedad se ablandará y requerirás de menos agua para dejar tus utensilios relucientes.
  • Descongela a temperatura ambiente. Ni se te ocurra dejar el grifo de agua caliente abierto para descongelar alimentos. Gastarás más agua de la necesaria y no tiene sentido: puedes llenar el fregadero con agua caliente y depositar allí los alimentos o dejarlos descongelar a temperatura ambiente.
  • Cocina al vapor. No solo consumirás menos agua, sino que además tus alimentos retendrán mejor los nutrientes, lo que repercutirá positivamente en tu salud.
  • Lavadora y lavavajillas llenos. Espera a que los lavavajillas y lavadoras estén llenos antes de utilizarlos. Si lavas a media carga, el electrodoméstico utilizará casi la misma cantidad de agua.
  • No aclares los platos antes de meterlos en el lavavajillas. Ahorrarás más agua si no lo haces.
  • Apuesta por aparatos eficientes energéticamente. Es decir, por electrodomésticos que dispongan de la etiqueta A. El precio es más elevado, pero lo amortizarás pronto y te darás cuenta del ahorro. Si lavas a mano, consumirás hasta un 40 % más de agua.
  • Friega el suelo a fondo una vez a la semana. Ahorrarás mucha más agua de la que piensas si cada día solo limpias las manchas más visibles y dejas el fregado a fondo para el fin de semana.

¿Cómo puedo ahorrar agua en el cuarto de baño?

También existen infinidad de trucos para ahorrar agua en el cuarto de baño, ese espacio de la casa donde más “oro líquido” se consume. Veamos a continuación cómo podemos evitar el despilfarro de agua. ¡Toma nota!

  • Utiliza la ducha y desecha bañarte. Es un clásico consejo que seguro que ya conoces, pero si evitas el baño estarás ahorrando aproximadamente 250 litros de agua, ¡ahí es nada!
  • No tires residuos por el inodoro. Para evitarlo, coloca una papelera de baño para desechar toallitas, compresas y otros productos íntimos. Recuerda que cada vez que tiras de la cisterna consumes hasta diez litros de agua, cuando no es más.
  • Cierra el grifo si no lo usas. No nos cansaremos de repetirlo: no utilices el grifo a no ser que sea totalmente imprescindible. Puedes lavarte los dientes sin agua hasta que llegue el momento de enjuagarte, por ejemplo. ¡Puedes ahorrar hasta 10000 litros anuales!
  • Instala dispositivos de ahorro en los grifos. Recuerda que con los aireadores puedes ahorrar hasta un 50 % de consumo.
  • Introduce una botella de agua en la cisterna. Si no cuentas con una cisterna moderna de doble descarga, bastará con que coloques una botella llena de agua y te ahorrarás su volumen. Es decir, si colocas una de litro y medio te ahorrarás esa cantidad de agua cada vez que tires de la cadena.
  • Instala un grifo monomando. Son grifos que controlas con una sola llave, por lo que es más fácil regular el caudal y la temperatura, además de que evitas los goteos. Cambia los grifos independientes de agua fría y agua caliente por uno monomando, ¡lo agradecerás!
  • Aprovecha el agua mientras se calienta. Es suficiente con que la recojas en un recipiente hasta que esté a la temperatura deseada. Después, puedes utilizarla para otros menesteres, como por ejemplo fregar el suelo.
ahorrar el agua

Una ducha diaria de cinco minutos consume 100 litros de agua, exactamente la cifra que recomienda la OMS de gasto máximo por día y por persona. (Fuente: Somsuk: 84226126/ 123rf.com)

¿Es posible ahorrar agua en el jardín?

Sí, por supuesto que sí. Y aunque no tengas jardín, siempre aprenderás estos trucos para tu próxima vivienda o para mostrar tus conocimientos ante tus familiares. Sea como sea, seguro que tienes claro que “el saber no ocupa lugar”. Atento a los siguientes consejos:

  • Riega de noche o a primeras horas de la mañana. De esta manera, evitarás la evaporación de agua y el consiguiente despilfarro.
  • Utiliza riego automático por goteo. Es mucho más eficiente que uno por aspersión o tradicional. Tanto, que podrás ahorrar hasta cinco veces más.
  • Reutiliza el agua de la lluvia. Siempre puedes colocar recipientes o bidones para recoger el agua y aprovecharla después.
  • Recurre a plantas autóctonas. Ya están habituadas al clima y requieren menos agua que las especies foráneas.
  • Deshazte de las malas hierbas. Por muchos motivos, pero en este caso porque compiten por el agua y consumirás menos.
  • Revisa el estado de grifos y tuberías. Puede haber fugas y ello implica mucho desperdicio de agua.
  • Usa regaderas. De esta manera, ahorrarás más agua, siempre que sea posible. Utiliza mangueras y riego por aspersión solo si es imprescindible.

Guía de ahorro

Por si tenías alguna duda, ya has podido comprobar que es posible ahorrar agua y poner tu granito de arena para cuidar nuestro planeta. Las nuevas tecnologías también están presentes en griferías y aireadores que ayudan a limitar el caudal. En cualquier caso, te proponemos una guía de ahorro donde resumimos los consejos más importantes a tener en cuenta

  1. Una ducha diaria de cinco minutos consume 100 litros de agua, exactamente la cifra que recomienda la OMS de gasto máximo por día y por persona.
  2. Revisa tus hábitos diarios y modifica los que consumen más agua. ¿Dejas el grifo abierto al lavar los dientes? ¡Gastas entre 5 y 10 litros por minuto!
  3. En España la factura del agua está indisolublemente unida a los metros cúbicos. Un m³ son 1000 litros de agua y el coste de cada m³ es 1,84 €. Cuantos menos litros consumas menor será tu factura.
  4. Si cada uno de tus grifos consume más de ocho litros por minuto significa que derrocha el agua. Comprueba, revisa y haz modificaciones si es necesario.
  5. Recuerda que es fundamental cerrar el grifo de agua cuando no lo utilices y revisar que no haya fugas y escapes de agua en ninguna zona de tu vivienda.
  6. Recurre a dispositivos de ahorro de agua si tu vivienda es antigua. Aireadores, limitadores de caudal e interruptores del mismo te ayudarán a reducir la factura.
  7. En la cocina descongela a temperatura ambiente, cocina al vapor, utiliza aparatos eficientes energéticamente, espera a que lavadora y lavavajillas estén llenos y pon a remojo ollas y sartenes antes de limpiar, entre otras medidas de ahorro.
  8. En el baño recurre a la ducha, instala cisternas de doble descarga, grifos monomando y dispositivos de ahorro si es posible. No tires residuos por el inodoro, cierra el grifo si no lo utilizas y aprovecha el agua mientras se calienta.
  9. Si tienes jardín, riega por la noche o en las primeras horas del día. Además, instala riego automático, recurre a plantas autóctonas y utiliza regaderas siempre que sea posible. Reutiliza el agua de la lluvia y revisa el estado de los grifos.
  10. ¡Racionaliza el consumo de agua en tu vivienda! Y utiliza mejoras tecnológicas siempre que sea posible.
Llave de agua goteando

No aclares los platos antes de meterlos en el lavavajillas. Ahorrarás más agua si no lo haces.
(Fuente: Pontchour: 36843397/ 123rf.com)

Resumen

Ahorrar agua es sinónimo de ser respetuoso medioambientalmente, pero es que además podrás reducir tu factura del agua sin apenas darte cuenta. Simplemente, debes tener en cuenta algunos gestos clave, como no dejar el grifo abierto mientras te enjabonas o regar tus plantas en las horas nocturnas o a primera hora del día. ¿Verdad que es sencillo?

Es una cuestión de hábitos cuya modificación apenas requiere esfuerzo, pero cuyas consecuencias son positivas para todos. Recuerda siempre que un metro cubico de agua equivale a mil litros, por lo que desperdiciar este líquido vital sin sentido es malgastar un recurso necesario que además afecta a tu bolsillo. Ya sabes, ¡gota a gota, el agua se ahorra!

Si te ha gustado el artículo, déjanos un comentario que estaremos encantados de contestar. Si lo prefieres, comparte en tus redes sociales. ¡Muchas gracias!

(Fuente de la imagen destacada: Tinna2727: 70098212/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?